MedicinaPediatríarecipiente medicinas rojo, azul y amarillo

Para saber qué es la pediatría en atención primaria primero tenemos que definir qué es la pediatría y cuál es el trabajo que desempeña un pediatra.

La pediatría es una rama de la medicina que se ocupa del estudio del desarrollo integral del niño, desde que nace hasta la adolescencia. Es decir, el médico pediatra se dedica al cuidado completo de los más jóvenes de la familia velando por su bienestar tanto en lo relativo a la salud como social y/o familiar.

 

Campos de acción y funciones de la pediatría

La profesión pediátrica abarca tres campos de acción específica:

 

Pediatría preventiva

Referida a los cuidados del niño, a la vacunación, así como a ofrecer consejos a la familia, al control del crecimiento, etcétera.

 

Pediatría clínica

Este es un campo que integra la asistencia médica integral, total y continuada del niño cuando se encuentra en estado de enfermedad.

 

Pediatría social

Se dedica a estudiar las relaciones del niño tanto en su estado sano como enfermo. Procura además actividades de carácter preventivo de diagnóstico, terapéutica, de rehabilitación y reinserción tanto en la familia como en la vida escolar y social.

Actualmente, la complejidad de la profesión va más allá y continúa especializándose de manera que el médico pediatra se especializa en neurología, cardiología pediátrica, etc.

Así mismo, dentro de su campo de acción la pediatría se divide en dos ámbitos de aplicación:

Pediatría hospitalaria

Se ocupa de las enfermedades infecciosas de la sangre, respiratorias, diabetes, enfermedades víricas, deshidratación, recuperación de lesiones y/o cirugías. Los pediatras hospitalarios están siempre en contacto con otros pediatra, con los médicos de cabecera y con otros médicos de otras especialidades del niño.

Pediatría en Centro de Salud

Ayuda a prevenir la salud del niño mediante revisiones periódicas, convirtiéndose en un actor clave ante situaciones difíciles. Su formación le permite también poder detectar problemas psicológicos, seguimiento de prematuros, maltrato infantil, acoso escolar, e incluso si el niño posee altas capacidades de intelectualidad.

 

La atención primaria

Las bases de la atención primaria están reguladas por el Real Decreto 137/1984 y La Ley General de Sanidad 14/1986; regulan el sistema de salud pública en nuestro país, además de establecer el modelo sanitario en el que establece al pediatra como el primer agente de contacto entre el niño y la sanidad, y se le hace responsable de ofrecerle una atención integral.

El concepto de ‘atención primaria’ deriva de aquellos que hasta finales del siglo pasado eran conocidos como ‘estimulación precoz’ y ‘estimulación temprana’. Los tres conceptos se han utilizado para referirse a formas para paliar las dificultades que puedan tener los niños con algún tipo de problema psicomotor, o que presenten algún riesgo potencial.

Esta evolución del concepto implica el paso de un modelo clínico enfocado en la rehabilitación a un modelo que tiende su foco hacia la psicopedagogía.

En el Libro Blanco de la Atención Temprana se define como “el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar”.

 

El pediatra en la atencion primaria

El pediatra en atención primaria (PAP) es la figura médica de primer contacto del infante con la sanidad. Entre las habilidades del PAP se encuentran aquellas que hemos comentado unas líneas más arriba (ver Pediatría en Centro de Salud) y además debe ser capaz de:

  • Prescribir antibióticos
  • Indicar pruebas diagnósticas
  • Emitir tratamientos de la otitis media
  • Emitir tratamientos para el asma y para la fiebre
  • Emitir tratamientos para alteraciones psicopatológicas
  • Realizar actividades preventivas del cuidado de la salud

Los avances en la medicina y las nuevas tecnologías han permitido aumentar la supervivencia de los recién nacidos y de enfermedades graves, y la posibilidad de centrar la atención en los problemas crónicos.

Para el PAP este nuevo foco de atención en los problemas crónicos supone un reto no solo para su formación sino además para la manera en que desarrollará su actividad profesional. Por ejemplo, muchos de estos problemas que hemos mencionado requieren de mayor tiempo de dedicación: deben salir fuera de sus despachos para relacionarse con el entorno del niño (familia, colegio, asociaciones), ofrecer un punto de vista global integrando la salud con los colectivos educacionales y de servicios sociales. También el uso de tecnologías de la información y de la comunicación, etc

¿Quieres formarte en pediatria en atencion primaria? No lo pienses más y busca tu curso de preparación a oposiciones.