EnfermeríaSaludpara que sirve un TAC

Hacer un TAC es una prueba relativamente común que puede realizarse para observar distintas zonas del cuerpo. A adultos y a niños. ¿Tienes que someterte a una prueba TAC y tienes dudas sobre ella? Vamos a dar respuesta a las más frecuentes, como para qué sirve un TAC o cuál es la diferencia entre TAC y resonancia.

 

¿Qué es y para qué sirve un TAC?

Un TAC es una prueba radiológica de exploración que permite obtener imágenes de cortes tomógráficos. Este sirve como prueba diagnóstica para distintas enfermedades. El análisis de sus imágenes a cargo de un profesional permite diagnosticar algunas enfermedades y trastornos así como descartar otras. También para detectar distintas problemáticas en determinados órganos.

 

Dudas frecuentes sobre el TAC

¿Es lo mismo un TAC que una resonancia?

No. Un TAC o resonancia no son lo mismo, pero tienen algunas cosas en común. Las principales diferencias entre ambos es que la resonancia no utiliza rayos X y sus imágenes son más precisas. Pero el TAC es más rápido de realizar.

¿Para qué se hace un TAC?

Para detectar posibles enfermedades en el caso de que un paciente tenga síntomas comunes con varias enfermedades que puedas diagnosticarse a través del análisis de imágenes de cortes tomográficos.

Del mismo modo esta prueba en escáner médico permite descartar que se padezcan determinadas enfermedades. Así que cuando te planteas para qué sirve un TAC debes saber que podrá detectar y descartar la presencia de determinadas enfermedades en una persona.

¿Necesita el TAC una prueba de contraste?

Puede necesitarlo. En determinados casos se utiliza un material de contraste para realizar el TAC. Este se inyecta por vía intravenosa y es un proceso muy rápido que requiere entre 10 y 30 segundos de tiempo. Además el TAC no es una prueba dolorosa.

¿Para qué sirve un TAC infantil?

Sirve para lo mismo que para adultos; para realizar una prueba de exploración y obtener unas imágenes de cuyo análisis pueda conocerse la presencia o ausencia de determinadas enfermedades. Algunas de ellas son:

  • Linfoma.
  • Neuroblastoma.
  • Fibrosis cística.
  • Complicaciones de la apendicitis aguda.
  • Tumores del riñón.
  • Malformaciones congénitas del corazón, los riñones y los vasos sanguíneos.
  • Heridas graves internas.
  • Complicaciones de la neumonía.
  • Enfermedad inflamatoria del intestino.

¿Para qué sirve un TAC a los médicos?

Para realizar un diagnóstico de distintas enfermedades y problemas. A través de una prueba TAC  pueden identificar lesiones en pulmones, corazón y vasos sanguíneo así como en el hígado, el bazo, los riñones, el intestino y otros órganos internos en casos de trauma (por ejemplo, tras un accidente).

Además, sirve para guiar biopsias y otros procedimientos médicos de forma mínimamente invasiva. Y para planificar y evaluar los resultados de determinadas cirugías.

Otro de los usos habituales del TAC para los médicos es estandificar, planear y administrar debidamente los tratamientos de radiación para tumores. También pueden, a través de esta prueba, medir la respuesta a la quimioterapia de un órgano determinado.

El TAC sirve a los médicos para medir la densidad mineral ósea y así poder detectar osteoporosis.

¿El TAC infantil y adulto es igual?

En lo básico lo es. Pero el escáner médico infantil está adaptado a su tamaño y también lo está la radiación X que reciben.

¿Es necesaria para sedación para hacer un TAC?

Generalmente no. Se utiliza en determinados casos en los que el paciente no soporta estar en un scanner médico cerrado. Y, en niños, cuando la prueba va a ser larga.

Ahora  ya sabes para qué sirve un TAC y hemos dado respuesta a las dudas más frecuentes sobre esta prueba. Si tienes dudas concretas sobre tu persona y el TAC consulta a tu médico.