Medicinacirujanos operando

Los últimos avances en cirugía de reconstrucción de cara nos dan una muestra clara de cómo esta especialidad puede mejorar la vida de las personas que por accidentes o enfermedad necesiten este tipo de tratamiento médico.

 

El trasplante facial es una realidad

La cirugía reconstructiva y la cirugía plástica avanzan para ayudar a los pacientes en una situación realmente devastadora como es la desfiguración del rostro.

Ya se realiza con éxito en pacientes que tienen desfiguraciones severas, como el caso del Doctor Pedro Cavadas, que reconstruyó la cara y la mano de una persona en el Hospital de Manises en Valencia.

Otro de los casos más llamativos ha sido el de la joven Katie Stubblefield, a la que le pudieron reconstruir la cara tras sufrir un disparo en la cara. Le hicieron, en el 2017, un trasplante de rostro y la operación duró más de 31 horas.

Pero los avances no terminan aquí, hay más. En cuanto a las técnicas de edición del genoma o CRISPR están comenzando a dar muy buenos frutos en medicina regenerativa y cirugía plástica reconstructiva.

 

La técnica CRISPR: un gran avance

Esta técnica consiste en modificar el genoma para cortar y cambiar secuencias del mismo. De esta forma permite la inserción de cambios que interesen para pacientes de cirugía. Es muy posible que ayude enormemente a evitar el rechazo de los trasplantes al poder regenerar con tejido del propio paciente los trasplantes.

Pero también nos abre nuevas posibilidades, por ejemplo, en pacientes con malformaciones craneales o faciales. Ya se apunta al hecho de poder prevenir y corregir el labio leporino, o el paladar hendido. Todo un logro para estas malformaciones genéticas.

Pero, además de ser una técnica sencilla y económica, la técnica del  CRISPR puede ser utilizada en la medicina reconstructiva y regenerativa, por ejemplo, en tejidos como huesos, músculos o cartílagos.

Otra de las vías de desarrollo que nos brinda esta técnica genética es la creación de tejidos o la modificación de las células de la propia persona para realizar injertos. Lo cual evitaría los rechazos.

 

Todo lo que la cirugía reconstructiva puede hacer

Y es que en la actualidad ya existe la posibilidad de realizar cirugía reparadora y reconstructiva en la cara de los pacientes que por diversos motivos lo requieran. Con tratamientos quirúrgicos de reconstrucciones por plastia o injertos de partes de la cara de los pacientes.

Tanto las cirugías por traumatismos faciales, como el tratamiento de las lesiones de los tejidos blandos de la cara ya son posibles desde hace años. Y, también se realizan intervenciones en las que se tratan las enfermedades de origen genético como hendiduras faciales, el labio leporino, o la fisura platina. Por tanto, estamos hablando de un campo en constante evolución.

 

Grandes reconstrucciones faciales

Este tipo de trasplantes no son tan habituales, es cierto, porque se han realizado, hasta ahora, alrededor de 40 en todo el mundo. Pero lo que es muy significativo es que cada uno de los casos, como los que hemos citado en apartados anteriores, son una forma de avanzar en este tipo de cirugía.

No hay dos casos iguales, no existe un único tipo de intervención, y los cirujanos aplican las técnicas de reconstrucción según las necesidades de los pacientes concretos. No obstante para que te hagas una idea vamos a explicar las bases de este tipo de cirugía.

– Puede ser un trasplante total o parcial de rostro. Además puede ser solo de piel o necesitar de trasplante de mucosas, de tejido subcutáneo, de cartílago, de músculos y de huesos de la cara.

– Son operaciones muy importantes y las 48 primeras horas son esenciales ya que es cuando pueden aparecer trombosis. Para ello se les induce inmunosupresión a los pacientes para evitar el rechazo.

 

Actualmente, se están realizando grandes avances en modelos animales, pero se necesitan estudios clínicos y una gran inversión en tecnología.

En definitiva, los trasplantes y la reconstrucción de cara son una realidad de la cirugía reconstructiva. Las técnicas llevan años utilizándose por los cirujanos, sin embargo, se sigue avanzando tanto en las técnicas de modificación del genoma, para evitar rechazos, como en la utilización de todos los conocimientos y protocolos de los equipos que realizan trasplantes de otro tipo de órganos sólidos como el corazón. Los trasplantes de cara son una posibilidad para pacientes que no tienen otra forma de ser tratados por la medicina.