Oposicionesexamen

Si no sabes cuáles son los trámites para matricularse en una oposicióndebes seguir unos pasos antes de presentarte. Si quieres trabajar como funcionario para el estado, lo primero es lo primero. Debes seguir de cerca el Boletín Oficial del Estado o los boletines de las diferentes Comunidades Autónomas.

 

Requisitos

Para poder presentarte a las oposiciones, debes cumplir ciertos requisitos obligatoriamente.

 

Nacionalidad y edad

Lo primero, debes tener la nacionalidad española y tener una edad entre los 16 y la edad máxima para jubilarse.

Sin expedientes disciplinarios

No debes haber sido separado del servicio de las Administraciones Públicas mediante expediente disciplinario.

Capacidad funcional

Debes tener la capacidad funcional para poder realizar las funciones del puesto al que quieres presentarte.

Además, para cada tipo de oposición hay unos requisitos específicos, como disponer de un grado y/o máster exigido. Por ejemplo, la oposición de enfermería exige tener un título del grado en enfermería. También es necesario para las demás oposiciones en el sector de la salud.

 

Presentar la instancia

Cuando se publique alguna convocatoria que sea de tu interés, debes presentar la solicitud o instancia. Esto quiere decir que te gustaría ser parte del proceso de selección de la oposición que hayas escogido. Por eso, quieres presentarte a las pruebas de acceso.

Antes de nada, deberías leer las Bases de la oposición que se encuentran publicadas en uno de los Boletines Oficiales. Aquí podrás ver el temario, los requisitos, dónde presentar tu instancia, las pruebas de acceso, la documentación que debes presentar… Normalmente existe un modelo de instancia que está publicado en la convocatoria del Boletín. Si no nos lo facilitan en ningún sitio, debemos redactarlo de cero nosotros mismos. En este caso no debes preocuparte, ya que puedes guiarte por otros modelos de años pasados.

 

Trámites

Además de la instancia, debes realizar otras operaciones.

 

Tasas del examen

Debes pagar las tasas del examen. Esta es la cantidad que debes abonar para poder acceder al puesto que quieras. Los precios suelen variar de forma considerable dependiendo del tipo de oposición y de si son locales o nacionales. Pueden rondar entre la tasa gratuita y los 300 euros en otros casos, aunque lo normal es que sea de unos 50 euros. Esta tasa ha de abonarse en el momento en el que se presenta la instancia. Existen ciertas reducciones o exenciones de la tasa. Por ejemplo, en el caso de tener el carnet de familia numerosa, tener una discapacidad o ser víctima del terrorismo, reduce el precio.

Documentación

La documentación que has de aportar está indicada en las bases de la convocatoria. Lo más habitual es que te pidan el resguardo de las tasas y una fotocopia del DNI. Además, una fotocopia compulsada del título académico específico y el certificado de méritos. Este último solo es necesario en caso de que sea concurso-oposición. Consta de los méritos académicos, de experiencia profesional, de idiomas u otros que suman puntos para las pruebas.

Lugar donde presentarlo

Debes informarte del lugar en el que tienes que presentar la instancia y la documentación. Normalmente es en el Registro General del organismo convocante.

 

La preparación

Preparar las oposiciones es un proceso largo para el que se necesita ser constante. Si tu propósito es conseguir una plaza, lo mejor es que busques un buen preparador o una academia para que te guíe. Debes conseguir el temario y acondicionar un lugar para estudiar. Si no puedes estudiar en casa, busca un centro de estudios o una biblioteca donde estés cómodo. Ese lugar se convertirá en tu «celda» particular para conseguir el futuro que soñamos.

 

Material

Consigue bolígrafos de colores, lápices, rotuladores, subrayadores, reglas e incluso un tablón de corcho. Todo lo que pueda ayudar a tu memoria a recordar las cosas visualmente, son bien recibidas.

Planificación

Debes ponerte metas, fechas límite para aprenderte cada tema e incluso hacer algún simulacro de examen en una fecha programada. Deja algún día para que tu cabeza descanse y otros únicamente para repasar.

Cuando empieces a preparar las oposiciones, es aconsejable empezar estudiando 4 horas al día. Deja un par de descansos para tomar el aire o beber un café. A medida que pasen las semanas, ve aumentando poco a poco las horas que le dedicas. Deberías llegar a estar 8 horas diarias.

Comienza leyendo tranquilamente. Intenta centrarte en entenderlo por encima primero para luego comenzar a subrayar. Después es recomendable hacer un resumen y esquemas del tema. Por último, toca estudiar y memorizar, la parte más desesperante. Al principio pensarás que es imposible memorizar tanto contenido, pero lo importante es no desistir y, al final, habrá valido la pena, ¡tan solo tienes que confiar en ti mismo!

Si quieres presentarte a una oposición, recuerda estar atento al Boletín oficial de Estado. Si cumples todos los requisitos necesarios, realiza la instancia, paga las tasas de los exámenes y entrega la documentación necesaria. Después, solo quedará estudiar, ser constante y tener paciencia. Aunque parezca imposible al principio, todo esfuerzo tiene su resultado.