ConsejosEspecialidadesMedicinamaquina hospital

Cursar estudios de dermatología puede ser una excelente salida debido a la creciente demanda de este tipo de personal sanitario en la actualidad.

 

¿En qué consiste la dermatología?

La dermatología es una especialidad médica que estudia los trastornos de la piel, el cabello, las uñas y las membranas mucosas.

También se encarga de proteger la piel ante elementos externos físicos y químicos, virus, hongos y bacterias. Por otra parte, también se ocupa de la dermocosmética, que engloba la higiene y el aspecto de la piel.

Como ves, los dermatólogos pueden ocuparse de tareas muy variadas, desde diagnosticar enfermedades de la piel o tratar tumores cutáneos hasta mejorar la estética de la piel

 

La especialidad de dermatología

Para especializarte en dermatología, primero has de cursar estudios de Medicina, que suelen durar seis años. Como en el caso de las otras especialidades médicas, para ser dermatólogo hay que completar un programa de posgrado en Medicina después de obtener el título universitario. En este caso, se tratará de una residencia médica en dermatología que generalmente dura unos tres años.

A continuación, los dermatólogos que deseen especializarse aún más pueden completar su formación en especialidades como dermatopatología o técnicas quirúrgicas avanzadas.

Una vez finalizada la carrera, los dermatólogos también pueden optar por preparar oposiciones para trabajar en el sector público.

 

En qué consiste la carrera de dermatología

Durante los primeros años en la Escuela de Medicina suelen estudiarse materias genéricas como anatomía, fisiología, genética, biología celular, patología, inmunología y farmacología. También se aprenden técnicas para examinar, entrevistar, diagnosticar y establecer relaciones con los pacientes.

Las prácticas suelen consistir en trabajos en clínicas. Así, los estudiantes aprenden a diagnosticar y tratan a los pacientes bajo la supervisión de médicos con experiencia. Las prácticas pueden incluir atención primaria, psiquiatríapediatría, cuidados intensivos, cirugía y anestesia.

En total, convertirse en dermatólogo puede demorarse unos doce años.

 

Requisitos de certificación para ser dermatólogo

En todos los países es obligatorio tener una licencia médica para ser dermatólogo. Esto implica completar la formación de medicina, así como la totalidad o parte de una residencia y aprobar el MIR.

Además, muchos dermatólogos obtienen una certificación complementaria voluntaria, simplemente para mejorar su formación y demostrar sus conocimientos a pacientes y empleadores.

 

Especialidades de la dermatología

Dermatología quirúrgica

Consiste en tratar los problemas de la piel por medio de la cirugía. Estas patologías suelen ser tumores cutáneos, pero también se emplea para operaciones estéticas.

Puede trabajar con muy variadas técnicas, como dermatología digital, luz pulsada, tricogramas o tricoscopia.

Algunas de las enfermedades tratadas con dermatología quirúrgica son el acné, diferentes clases de dermatitis, alopecia, eccemas, angioma, arañas vasculares, psoriasis, tumores y cánceres cutáneos.

Dermatología ginecológica

Se utiliza para tratar las lesiones inflamatorias, infecciosas y tumorales de la zona genital femenina. Por eso, los dermatólogos ginecológicos colaboran frecuentemente con los ginecólogos.

Las patologías que suelen tratarse por medio de la dermatología ginecológica son la vulvovaginitis candidiásica, la sequedad vaginal y alteraciones genitales debidas a tratamientos de radioterapia quimioterapia.

Dermatología veterinaria

En este caso se trata de las lesiones cutáneas de los animales, como fístulas anales, lesiones isquémicas, úlceras cutáneas debidas a la leishmaniosishiperqueratosis nasal vitíligo.

Dermatología cosmética

La dermatología cosmética combina varias especialidades con el fin de cuidar o mejorar el aspecto físico de los pacientes. Emplea técnicas de laceado, tintes, tratamientos capilares, tratamientos faciales, depilación, estética corporal y podología, entre otras. Los dermatólogos cosméticos también están capacitados para elaborar pelucas, pestañas y similares. Incluso, pueden especializarse en elaboración de champús y otros productos capilares, aceites lociones, cera depilatoria o mascarillas para empresas que fabriquen estos productos.

 

Oportunidades laborales para los dermatólogos

– Los más emprendedores pueden optar por tener su propia consulta.

– Otros se inclinan por una educación superior para capacitarse como médicos en la sanidad pública.

– Otra opción es trabajar en un hospital privado.

– También es posible dedicarse a la investigación para contribuir a nuevos avances médicos.

 

Consejos para encontrar trabajo como dermatólogo

Algunas vías para encontrar trabajo como dermatólogo son las ofertas laborales de los hospitales y las prácticas. Por tanto, debes estar atento a ellas. Y como sucede en otros trabajos, es recomendable tener muchos contactos profesionales a lo largo de la vida universitaria y la capacitación.

Por supuesto, es conveniente mantener siempre al día la educación. Con ello consigues enriquecer tu curriculum e incluso establecer contactos profesionales. Es importante también para la preparación del MIR, ya que no puedes dejar todos los estudios para última hora.

Así que no esperes más e infórmate sobre los cursos disponibles para tus estudios en dermatología en el buscador de cursos de AMIR.