EspecialidadesMedicinaSaludespecialidad en médico de familia

Los usuarios reconocen cada vez más la especialidad en medicina familiar. La figura de doctor generalista ha pasado por unos años en los que bajó en consideración respecto a otras especialidades. Sin embargo, el especialista en medicina familiar como primer asistente de la salud personal, familiar y comunitaria va ganando prestigio día a día tanto en el ámbito de la medicina familiar en la sanidad pública como de la sanidad privada. El trabajo de médico de familia es considerado principalmente gracias a la labor cercana, profesional y eficiente de los propios especialistas.

 

Especialidad en medicina familiar y comunitaria o cómo se logró volver a prestigiar una labor esencial

El concepto de medicina comunitaria no es nuevo pero ha ganado peso con la especialidad de medicina familiar. El médico familiar es especialista tanto en medicina comunitaria como en el servicio médico familiar.

Cómo surgió la especialidad en medicina familiar y comunitaria

En España la especialidad medicina familiar y comunitaria nació en 1978, pero ya había surgido en otros países occidentales como EE.UU. y Canadá. En principio fue una forma de poner en valor la labor profesional de los médicos para la familia. El trabajo de médico familiar había comenzado a perder interés para muchos estudiantes de medicina y también a ser menos considerado por el público que tenía la idea de que las especialidades hospitalarias eran el destino de los mejores alumnos.

Con la creación de la especialidad medicina familiar y comunitaria, la labor de atención primaria y comunitaria del doctor generalista se equiparaba  con otras especialidades hospitalarias como la cardiología. Pero no era algo meramente estético. La especialidad en medicina familia y comunitaria capacita a quienes la superan para solucionar, se estima, entre un 90% y un 95% de los problemas de salud de cada individuo a lo largo de su vida.

Medicina comunitaria, el área menos conocida de la especialidad en medicina familiar y comunitaria

Cuando se habla de la especialidad en medicina familiar y comunitaria es común que los pacientes conozcan esta laborcomo doctor de atención primaria. O atención continuada que el concepto de medicina comunitaria. Sin embargo, este es muy importante.

En buena parte es gracias a su labor como médico para las familias. El especialista en medicina familiar puede ayudar en la medicina comunitaria. Por ejemplo, detectando problemas o trastornos de salud en una comunidad concreta. Esto le permitirá tanto investigar sobre las causa como colaborar en la solución global de estas problemáticas. Sobre todo a través de acciones para la comunidad, divulgación, consejo de buenos hábito o medidas a tomar y otros.

La prevención es uno de los aspectos clave para la salud del individuo. La especialidad medicina familiar y comunitaria apela a que sus especialistas trabajen para favorecer esta. El consejo del médico de familia no solo va orientado a solucionar problemáticas de salud concretas de sus pacientes sino también a la prevención de otros problemas nuevos. Tanto a nivel individual como comunitario.

La especialidad en medicina familiar ha ganado prestigio y reconocimiento

El prestigio que ha ganado esta especialidad desde su creación se debe fundamentalmente a la labor de los propios profesionales. Especialmente en el ámbito de la sanidad pública, más conocido por el público en general y con más usuarios que la privada. Su cercanía, eficiencia y atención al paciente han sido claves para ello.

La preparación en la especialidad en medicina familiar y comunitaria ha logrado, además, un sistema de salud más efectivo. Los profesionales de este área solucionan un elevadísimo porcentaje de problemas de salud. A su vez ayudan a la prevención de enfermedades y a su conocimiento de qué casos concretos deben ser derivados a otros especialistas.