ConsejosMano ofreciendo una taza de café a una mujer con apariencia friolera

Estornudas, te sientes mal y tienes una ligera febrícula… ¿es alergia otoñal, resfriado o constipado? Muchas personas tienen esta misma duda, especialmente después del verano. En estos meses, la aparición de síntomas de alergia es habitual, lo que hace que innumerables pacientes duden sobre qué padecen realmente.

 

Aumento de alergias

Hace unos años, la duda sobre si se trata de una patología u otra era más fácil de resolver, ya que la alergia se limitaba a los meses de primavera. Hoy en día, el cambio climático ha hecho que la llegada del polen y su distribución en el aire se alargue durante mucho más tiempo. Por lo tanto, la aparición de brotes de alergia es constante a lo largo del año. Por otra parte, se han detectado más casos de alérgicos en los últimos años.

 

¿Cómo distinguir el resfriado de la alergia?

Una de las principales diferencias entre un resfriado y un brote de alergia es el origen de ambas patologías. En el primer caso, se trata de un proceso infeccioso, por lo que es habitual la presencia de fiebre.

En cambio, la alergia aparece por un trastorno del sistema inmunológico que provoca que el cuerpo no reconozca el polen como una sustancia natural e inocua. Esto provoca algunos síntomas, pero no fiebre.

Igualmente, el dolor de cabeza y de garganta son habituales en los constipados por causa del virus, mientras que las personas con alergia solamente tienen picores en los ojos y en la garganta, además de los característicos estornudos.

Otro de los síntomas a tener en cuenta para diferenciar si tienes un resfriado o un brote de alergia es la mucosidad. Los primeros acostumbran a asociarse con mocos densos y de color amarillo verdoso, mientras que la alergia hace que la nariz pierda un líquido mucho más claro.

 

La duración de resfriados y alergias

¿Cuántos días hace que te sientes mal? La duración del cuadro clínico de los síntomas de resfriados y brotes alérgicos es señal de que estás padeciendo una patología u otra.

El malestar y los síntomas de un constipado pueden prolongarse durante una semana y solucionarse rápidamente. En cambio, la alergia es una afección que se alarga hasta dos meses, coincidiendo con el paso de los meses de otoño y el cambio de tiempo. Durante ambos procesos, los síntomas del catarro son continuos, mientras que la alergia provoca picos de sentirte mal y después días en que los síntomas son mucho más llevaderos, dependiendo del nivel de polen que haya cada día.

De todos modos, hay que tener en cuenta que puedes estar inmerso en un período de alergia otoñal y, a la vez, sufrir un proceso de infección vírica que te lleve a padecer un resfriado solapado a la primera patología.

La mejor manera de estar seguro de que padeces brotes alérgicos es acudir al médico especialista en estos problemas, el alergólogo, que te realizará las pruebas oportunas para hacer el diagnóstico. De hecho, hoy en día se pueden detectar casos de alergia en niños de solamente 2 o 3 años, lo que antes era impensable en criaturas tan pequeñas. El incremento de los niveles de polen es el responsable de este aumento de casos.

 

¿Qué hacer ante un ataque de alergia otoñal o un resfriado?

La administración de medicamentos antihistamínicos es el tratamiento básico por el que pasan la mayoría de alérgicos, pero ten en cuenta que puedes complementarlo con corticoides nasales para aliviar la mucosidad y descongestionar la nariz. También los colirios te resultarán útiles para el lagrimeo excesivo.

En todo caso, recuerda que puedes tomar precauciones como no salir a la calle en las horas de más presencia de polen en el ambiente para evitar empeorar tus síntomas, al igual que no abrir las ventanas de tu casa durante esas horas. En el caso del resfriado, puedes sentirte mejor con el uso de remedios naturales como agua marina para destapar la nariz o infusiones y baños de eucalipto para ayudarte a respirar mejor. Los caramelos a base de plantas medicinales y los aerosoles te ayudarán igualmente a evitar los picores y dolor de garganta, tanto en el caso de alergias como de resfriados.

¡Sigue estos consejos y empieza a cuidarte para superar tanto la alergia otoñal como un resfriado!