ConsejosSaludtratar quemadura

Existen distintos tipos de quemaduras que deben tratarse de diferente modo. En esta época del año conocer cómo tratar una quemadura solar es muy importante. Estas son las que más se dan. Aunque cada año a partir de estas fechas se alerte a la población de la necesidad de protegerse adecuadamente del sol a los centros médicos llegan pacientes con distintos grados de quemaduras ocasionados por este.

 

La importancia de estar preparado para este problema

Aunque prevención y precaución son básicas, nunca está de más estar preparado para este problema. En todo botiquín doméstico debería existir una pomada para quemaduras con aceite y una pomada para quemaduras solares con las que poder tratar la piel en caso de necesidad.

Por descuido, los adultos podemos tener problemas de este tipo. Todos necesitamos una pomada para quemaduras de sol en un momento dado. También para un área concreta de la piel. En toda familia con niños y adolescentes, disponer de una crema para quemaduras solares es básico. Los menores muchas veces no son conscientes de que cuando juegas o hacen deporte al sol de la necesidad de la protección preventiva y se acaban quemando. Especialmente si su tipo de piel es más sensible a la acción de los rayos solares.

Conocer cómo tratar una quemadura solar es en estos casos es necesario. Y disponer de un producto adecuado para ello con el que actuar desde el primer momento, fundamental.

Puedes consultar con tu farmacéutico sobre qué tipo de solución es más adecuada para formar parte de tu botiquín y cómo puedes utilizarlo en caso de necesidad. No se trata sólo de conocer cómo calmar una quemadura, sino también de cómo reparar la piel y curar la zona.

 

Cómo tratar una quemadura solar según su gravedad

Quemaduras leves, piel enrojecida y molesta

En el mercado existen una gran variedad de productos denominados After sun. No todos son adecuados para tratar una quemadura. La mayoría solo aporta hidratación extra a la piel. En cualquier farmacia un profesional te podrá indicar qué productos tienen para estos casos. Suele tratarse de cremas o pomadas que se extienden directamente sobre la piel ligeramente quemada. Por supuesto, al día siguiente no te expongas al sol.

Quemaduras intensas, piel enrojecida y dolorosa

Si solamente está dañada la piel y la zona no es muy extensa, el uso de un apósito estéril con una crema cicatrizante específica para quemaduras será el mejor tratamiento. Evita exponerte al sol los días siguientes y consultar con el profesional médico o farmacéutico sobre el producto más indicado para tratar la piel.

Si es un área muy grande o tienes dudas sobre si ha afectado más allá de la epidermis, lo más indicado es que acudas a tu médico de familia. En el caso de los menores, a su pediatra. Las soluciones con corticoides para tratar quemaduras solo pueden ser prescritas por un médico.

Quemadura solares graves, piel con ampollas, fiebre y dolor muy intenso

En estos casos no es conveniente que actúes directamente sobre la piel. Puedes refrescarla con un abanico y acudir de inmediato al médico de urgencia ambulatoria o, en los casos muy graves, a urgencias hospitalarias. Los profesionales de la medicina conocen cómo tratar una quemadura de este tipo. No eches agua sobre la misma y evita el uso de cosméticos antes de llegar a consulta médica. Pero no te demores. Una quemadura solar grave puede ser tan peligrosa como si la causa fuera el fuego, el aceite o el agua calientes.

Para evitar tener que plantearte cómo tratar una quemadura ocasionada por el sol, usa la protección adecuada en verano y el resto del año.