ConsejosSaludespalda y nuca de una mujer

La sinusitis crónica, que puede acompañarse en muchas ocasiones de episodios de cefalea sinusal y sinusitis aguda, es una enfermedad que afecta las fosas nasales y que resulta especialmente molesta. Si la padeces, te resultará muy útil conocer las características de esta patología y cómo puedes tratarla.

 

¿Qué es la sinusitis crónica?

Esta afección consiste en una inflamación de la nariz y la mucosa de los senos paranasales. Se trata de un problema bastante frecuente que dura al menos 3 meses de manera consecutiva, y que provoca la acumulación de mucosidad en la zona.

Es muy importante que te conciencies de la necesidad de ir al médico y seguir a rajatabla el tratamiento prescrito si tienes una sinusitis crónica. Si no, hay riesgo de que sufras problemas como una neumonía, infecciones en los ojos o crisis de asma, entre otras complicaciones.

 

Los síntomas de la sinusitis crónica

Si tienes sinusitis crónica, tendrás sensación de respirar con dificultad, de hinchazón en la zona de los ojos y dolor, que puede ser incluso a la palpación. Además, la lista de síntomas que pueden hacerte pensar que padeces una sinusitis crónica incluye:

– Drenaje mucopurulento.

– Dolor facial.

– Dolor de cabeza.

– Problemas en el sentido del gusto y el olfato.

– Aliento que huele mal.

– Dolor en la mandíbula superior.

– Dolor de oído.

– Náuseas.

– Fatiga excesiva.

– Tos crónica que empeora en la cama.

– Sangrado en la nariz.

– Sensación de presión dentro de la cabeza.

 

Las causas de la sinusitis crónica

La sinusitis crónica puede estar provocada por una infección por bacterias resistentes, por un crecimiento de los senos paranasales o, incluso, por tener el tabique nasal desviado. Puede afectar a personas de todas las edades.

El tratamiento inadecuado de una sinusitis que se haya padecido previamente o una rinitis alérgica que no se haya controlado de manera adecuada también pueden influir en su aparición. Por supuesto, un sistema inmune debilitado favorecerá todavía más el desarrollo de una sinusitis crónica.

Además, la probabilidad de padecer esta enfermedad aumenta si tienes pólipos nasales, asma y sufres la exposición al tabaco u otros agentes contaminantes que pueden empeorar la situación.

 

¿Cómo puedes tratar la sinusitis crónica?

¿Tienes sinusitis crónica? ¿Respiras con dificultad? Si tu médico ya te ha diagnosticado esta enfermedad  te prescribirá el tratamiento adecuado dependiendo de la causa que te la origina.

Si tienes sinusitis por algún tipo de alergia, tomar medicamentos antihistamínicos te puede ayudar a regular los síntomas de esta enfermedad. Aplicados con nebulizador, pueden resultar aún más eficaces a la hora de tratar la inflamación de los senos paranasales.

En el caso de que haya una infección añadida, puedes recurrir a los antibióticos para tratarla con eficacia, pero siempre deberá ser una administración puntual.

Igualmente, te puede resultar muy útil el uso de aerosoles nasales para reducir la inflamación y conseguir una mejor ventilación de las fosas nasales. Las soluciones salinas y el agua de mar son otra buena opción para ayudarte a sobrellevar los síntomas de la sinusitis crónica.

La solución salina nasal puede usarse con nebulizador para mejorar todavía más sus resultados.

Además del tratamiento prescrito por el médico, es importante que ayudes a la eliminación de la mucosidad con remedios caseros como la realización de inhalaciones de vapor y la toma de infusiones que te ayuden a respirar mejor. Plantas medicinales como el eucalipto se convertirá en tus mejores aliadas.

 

Cirugía para la sinusitis crónica

Solamente en los casos más graves se recomienda el uso de la cirugía de senos paranasales, ya que ayuda a eliminar la mucosidad. La operación tiene por objetivo quitar la obstrucción nasal que, en casos extremos, provoca el desarrollo de hongos y bacterias que pueden acabar desarrollando una infección peor.

Además, se puede aprovechar la entrada en quirófano para corregir problemas que puedan agravar la sinusitis crónica, como desviaciones en el tabique nasal o la existencia de pólipos en los senos paranasales.

Si padeces de sinusitis crónica, no olvides tener en cuenta estos consejos y seguir estrictamente los consejos de tu otorrino para controlar esta afección de la nariz y sus posibles complicaciones.