Odontología

La cirugía maxilofacial y oral es una especialidad de la odontología y la cirugía. Se encarga de las operaciones quirúrgicas para tratar las enfermedades de la boca, cara, estructuras craneo-faciales y problemas relacionados con ellas. Abarca también el estudio, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de estas enfermedades.

De esta manera, el cirujano maxilofacial realiza intervenciones muy variadas. Pueden ser tanto complejas intervenciones de cirugía plástica reconstructiva craneofacial como extracción de muelas del juicio.

La Odontología se preocupa del estudio y tratamiento de los dientes y sus estructuras asociadas. Por eso, muchas veces ha de recurrir a la cirugía maxilofacial y oral. A continuación vemos algunos casos:

 

Ejemplos de cirugía maxilofacial y oral

-Patologías de la articulación temporomandibular

-Problemas en la mucosa oral

-Falta de hueso del maxilar o la mandíbula

-Problemas en las glándulas salivares

-Traumatismos faciales

-Tumores de cabeza y cuello

-Cirugía de cordales o muelas del juicio

 

Diferencias en la formación

Un cirujano maxilofacial debe ser haber completado los 6 años del grado en Medicina y Cirugía y posteriormente cursar la especialidad de Cirugía Maxilofacial. Después deberá superar el MIR (Médico Interno Residente). Entonces tendrá acceso a los 5 años de residencia en un hospital o clínica mediante un contrato de prácticas.

Para ser odontólogo puede se puede cursar el grado en Medicina o bien el grado en Odontología, que es independiente al de Medicina. A continuación se especializará con másteres como: Máster en cirugía oral,  Máster en estética dental, Máster en prótesis dental o Máster en ortodoncia.

 

Un poco más sobre la profesión del cirujano maxilofacial

A menudo esta cirugía es necesaria para solucionar problemas funcionales y estéticos causados por deformidades del esqueleto facial provocados por la incorrecta posición y contacto entre los dientes. Cuando la ortodoncia no pone fin a estos problemas, es cuando se recurre a la cirugía maxilofacial.

Por eso, la cirugía maxilofacial u ortognática también se encuentra muchas veces con problemas de maloclusión (colocación defectuosa de los dientes que impide que la dentadura encaje correctamente), mala posición o descompensación entre el tamaño del maxilar superior y la mandíbula, lo cual lleva a un desequilibrio en el aspecto facial.

En definitiva, la cirugía maxilofacial se ocupa mayormente de dar una buena estabilidad a la oclusión y así permitir una óptima funcionalidad y estética bucofacial del paciente.

Fases de la cirugía maxilofacial

Tradicionalmente la cirugía y la odontología maxilofacial y oral se dividen en cuatro fases, similares a otras cirugías:

1. Estudio y planificación.

Primero se necesita un diagnóstico preciso. A continuación el cirujano y el dentista deben planificar conjunta y detalladamente todo el proceso. Esto consistirá en un análisis facial, radiografías, análisis de modelos, estudio de tejidos blandos y estudio tridimensional. Así se consigue valorar correctamente las modificaciones que deben llevarse a cabo.

2. Ortodoncia

Siempre ha de aplicarse una ortodoncia durante unos 18 meses precedentes a la operación. Esto es fundamental, ya que se debe rectificar la mala colocación dental.

3. Intervención quirúrgica

Esta fase consiste en una pequeña hospitalización. Se emplea una anestesia general y se procede a colocar correctamente la oclusión de los dientes del paciente.

4. Postoperatorio

Después de la operación suele haber una inflamación de la zona que puede durar de 6 semanas a 6 meses. El paciente puede hacer vida normal pero durante esta etapa es recomendable aplicar compresas de hielo, dormir con la cabeza elevada, aumentar la actividad física para ayudar y agilizar el proceso de curación.

 

Un poco más sobre la profesión del odontólogo

Aquí ampliaremos un poco la definición inicial: el odontólogo dentista es el que se preocupa de que sus pacientes tenga una buena salud bucodental. A él se recurre para recibir tratamientos preventivos, como consulta o para corregir cualquier problema de dientes o encías.

Por ello, el odontólogo lleva a cabo las siguientes tareas:

  • Limpieza dental profunda
  • Eliminación de caries
  • Aplicación de resinas o amalgamas
  • Extracción de piezas dentales
  • Ortodoncia: Corrección de la alineación de los dientes.
  • Endodoncia: Retirar la pulpa del diente sin extraer totalmente la pieza.
  • Colocación de implantes dentales.

Además, también existe el ortopediatra, que atiende la salud dental de los niños. Trata las patologías relacionadas con la transición de dientes de leche a permanentes y la colocación de dientes temporales si es preciso, antes de tener los dientes permanentes.

 

¿Y tú? ¿Qué prefieres, la odontología o la cirugía maxilofacial y oral?

Ya has visto que tanto el odontólogo como el cirujano maxilofacial son necesarios para una intervención quirúrgica bucodental, aunque sus estudios y trayectoria profesional son bastante diferentes. ¿Para cuál de los dos te sientes mejor preparado? ¡Pásate por la web de Amir Salud y descubre qué curso relacionado con la salud bucodental se ajusta más a tus intereses!