Digestivo

El cáncer colorrectal es el tumor maligno más diagnosticado en España y la segunda causa de muerte por cáncer. Predomina en personas mayores de cincuenta años y afecta a hombres y mujeres por igual (aunque con cierto predominio masculino en su incidencia). Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Colon, este 31 de marzo, AMIR Salud se une en la lucha por la prevención de este tumor. Según el Observatorio del Cáncer de la AECC, se estima que, en 2020, se diagnosticaron 38.791 casos, siendo el 15,3 % de todos los tumores diagnosticados.

Diagnóstico y detección precoz (cribado):

El cáncer de colon, al igual que otras neoplasias malignas, en muchos casos se diagnostica en estadios avanzados, ya que no presenta síntomas en las fases precoces. La edad media de presentación de los síntomas es a los 70-71 años.

Mediante los test de sangre oculta en heces (TSOH) se puede realizar a nivel poblacional el cribado de personas que presenten cáncer colorrectal (alrededor de un 5-8 % de los TSOH positivos) o pólipos colorrectales avanzados. La mayoría de los pólipos colorrectales pueden ser extirpados en una colonoscopia sin necesidad de cirugía.

Los programas de cribado en las distintas CCAA son también imprescindibles para detectar el cáncer de forma precoz y se recomienda a la población general mayor de 50 años que participe de forma regular en los programas de cribado que ofrece la sanidad pública, incluyendo el de este tumor.

¿Por qué aparecen pólipos en el colon?

Los pólipos aparecen en la mucosa del colon por diversos factores, como la alimentación (dieta pobre en fibra), el tabaco, el alcohol, la edad o los antecedentes familiares en primer grado, entre otros. Se trata inicialmente de pequeñas tumoraciones benignas que tienen el potencial, en ciertos casos y sobre todo cuando crecen mucho, de transformar en un cáncer colorrectal.

Avances tratamiento cáncer de colon:

El tratamiento del cáncer de colon ha evolucionado mucho a lo largo de estos años y actualmente responde bien a la cirugía junto (especialmente en fases precoces, de ahí la importancia de los programas de cribado). En los últimos años, asimismo, hemos asistido a un importante avance en terapias sistémicas, quimioterapia, fármacos biológicos e, incluso, inmunoterapia. No obstante, cualquier tratamiento siempre es más efectivo cuanto menos avanzada esté la enfermedad.