EspecialidadesMedicinaquirófano

Si te preguntas qué hace un otorrinolaringólogo debes saber que se trata del especialista médico que se dedica a estudiar las patologías y afecciones relacionadas con el oído y las vías respiratorias, tanto superiores como parte de las inferiores.

Estos especialistas se centran en el oído, la nariz y la laringe. Además, el otorrinolaringólogo puede practicar las cirugías que estas áreas precisen. Un campo que comparte con el cirujano maxilofacial.

 

¿Qué hace un otorrinolaringólogo​?

El otorrinolaringólogo es el encargado de estudiar las áreas antes mencionadas: oído, nariz y garganta, pero, ¿por qué un especialista para las tres? Esta es una pregunta muy común y se resuelve referenciando las fuertes conexiones que unen a estas tres partes del cuerpo. De la misma manera, las enfermedades que afectan a una área pueden repercutir en la salud de las otras dos.

El diagnóstico que realizan estos médicos es de enfermedades que afectan al oído, los senos paranasales, cavidad oral, laringe y faringe superior. Sin embargo, también puede tratar y diagnosticar enfermedades relacionadas con el cuello y la cara.

Estos especialistas tratan varios desordenes diferentes dependiendo de cada zona. Los más comunes son los siguientes:

Hipoacusia

Es una dolencia que afecta a una de cada diez personas. Los otorrinos pueden tratar tanto médica como quirúrgicamente infecciones, alteraciones del equilibrio causadas por una patología auditiva o ruidos en el oído, entre otras.

Además, los otorrinolaringólogos tratan enfermedades congénitas tanto del oído interno como externo.

Sinusitis crónica

Uno de los problemas más comunes y que a más gente afecta, dado que la cavidad nasal y los senos paranasales constituyen uno de los principales campos en los que se mueven estos especialistas.

Las afecciones nasales como alergias o trastornos en el olfato también precisan el tratamiento de un otorrinolaringólogo, así como la respiración nasal adecuada.

Comunicación e ingesta.

Cualquier afección que se relacione con estos ámbitos será tratado por este especialista. Tanto la comunicación como la ingesta de alimentos están estrechamente relacionadas con el área de actuación de los otorrinos. El especialista tratará cualquier afección de la laringe – que afecta al habla – y las enfermedades que involucren a la faringe – que es la parte alta del aparato digestivo -.

Enfermedades infecciosas en cabeza y cuello

En este apartado, el médico se encargará de las enfermedades que puedan afectar a la cabeza o al cuello como tumores benignos o malignos, traumatismos o deformidades en la cara.

 

Por qué es recomendable acudir al otorrinolaringólogo

Ante una dolencia o sospecha de enfermedad lo más recomendable, siempre y en cualquier caso, es que acudas al médico. En este caso, si se trata de dolores o molestias en oídos, nariz o garganta deberás acudir al otorrino.

En cuanto al oído, si pierdes audición, aunque esta sea ligera, deberás acudir a su consulta, ya que podría ponérsele freno antes de que aumente la pérdida.

Además, si oyes zumbidos o pitidos incesantes también es necesario acudir al otorrino, así como si se padece una inflamación interna, puesto que puede tratarse de otitis. La misma actuación recomendamos si se sufren vértigos ocasionales o parálisis facial.

Por otra parte, cuando se notan molestias en la zona nasal, como los ronquidos, el sangrado o la pérdida de olfato se debe acudir a este especialista. Otros motivos de consulta pueden ser el taponamiento regular o las reacciones alérgica.

 

La especialidad de otorrinolaringología.

Y por último, la otorrinolaringología es la especialidad indicada si experimentas molestias o patologías que se relacionan con la garganta y el cuello. En este sentido, la hinchazón, dificultad para tragar o detección de bultos o ganglios que se salgan de lo normal son situaciones que requieren la intervención del otorrinolaringólogo.

Además de estos casos, es importante añadir que hay ciertos grupos de riesgo que pueden necesitar una consulta más regular con el otorrino. Estos son los fumadores y las personas que beben alcohol en exceso, así como quienes trabajan rodeados de mucho ruido, o muy intenso o en contacto con partículas dañinas para la salud.

A estos grupos podemos añadir ciertos deportistas, como los nadadores, dado que están en contacto diario con el agua y esta circunstancia puede conllevar el desarrollo de patologías relacionadas con la otorrinolaringología.

Aunque no te halles en ninguno de estos grupos, es recomendable que realices una visita anual a este especialista para comprobar que todo está bien, o para tratar alguna posible dolencia que haya surgido.

De esta manera, además de preservar tu salud, facilitarás la detección precoz de alguna afección para un más efectivo tratamiento del mismo. ¿Ahora ya sabes qué hace un otorrinolaringólogo? No descuides su importancia y visítalo con regularidad.